Igesia de Belén

Juan Antonio Velasco era un hombre, adinerado y piadoso que un buen día decidió comprar unos solares en las estribaciones del cerro de la Eme, al oriente de la ciudad; obtuvo las licencias del entonces obispo Cristóbal Bernardo de Quiroz y del gobernador Fernando Márquez de Frenada.

El 8 de septiembre de 1681, el prelado con su clero y ciudadanos coloco y bendijo la primera piedra de la iglesia de Belén; siguiendo el ceremonial romano, bendijo el plano, enterró el tesoro de costumbre y con él una lámina de plata alusiva y escrita en latín. Una vez edificada, se le hizo un camarín en donde se colocó una imagen de la Virgen, con sombrero negro, el mismo que ha usado para “La Bajada” y la ‘Subida” en las festividades navideñas. A raíz de la celebración de la fiesta de “las comadres”, doña Primitiva en el año 1868 le colocó una corona imperial, en plata dorada, hecha por el maestro Rafael Paz. La Virgen permanece sentada en su silla con el niño en los brazos y el patriarca San José a su derecha, de pie también con sombrero alusivo al viaje de Nazaret a Belén. Para darle mayor tamaño al templo se le hizo un crucero, el del lado derecho con dos altares; uno para el Calvario y otro para Santa Gertrudis.

En el mismo lado se hizo el altar para el Señor Caído. En el lado izquierdo se hizo ci altar para colocar la imagen del Eccehomo por auto del 4 de abril de 1717 del Obispo Juan Gómez de Frías. La imagen fue traída de Pasto, sin terminar. En octubre de 1787 se hizo el conjuro de “la plaga del comején”. Dicen las crónicas que antiguamente se hacia en Belén la Novena de Aguinaldo y la misa del Gallo, pero que el obispo Ángel Velarde, “por razones de moral”prohibió estas dos funciones en 1800. Desde entonces, para las misas de aguinaldo “se baja la Virgen”y se hace la “subida de la Virgen” el 25 de diciembre. El terremoto de 1885 arruino la vieja construcción, que fue reedificada con limosnas de los fieles bajo la dirección dcl artista payanés Adolfo Dueñas. En 1925 otro terremoto arruinó una torre la que fue modificada.

Uno de los monumentos interesantes de la ciudad, construido delante del atrio de Belén es la famosa Cruz de Piedra, obra construida por el cantero Miguel Aguilón en 1789. En los cuatro costados del pedestal hay grabadas en la piedra inscripciones en español de la época, con abreviaturas, en que el pueblo implora el favor divino contra los mortales enemigos de la ciudad. Al lado norte dice “Una Ave Maria a la madre de Misericordia para que no sea total la ruina de Popayán”. Al lado sur dice: “Un Padre Nuestro a San José para que nos consiga buena muerte”. Al lado oriental dice: “Una Ave Maria a Santa Bárbara para que nos defienda de rayos”.

Al lado occidental: “Un Padre Nuestro a Jesús para que nos libre del Comején”. Faltó una inscripción alusiva a los terremotos de Popayán. A la capilla o iglesia de Belén se sube por los llamados “Quingos de Belén” que constituyen un hermoso ascenso al mirador de la ciudad. La iglesia nunca tuvo valor arquitectónico sino profundo afecto sentimental por todos los payaneses.

 
louis vuitton bags NFL jerseys football shirts seo